REIKI

Es una técnica de transferencia de energía. La palabra japonesa REI significa: Universal, sin límites; KI: energía vital. Es una práctica milenaria, que tuvo su origen en Japón, y que nos fue transmitida gracias al doctor Usui.

El primer nombre del Maestro era Mikao y su sobrenombre era “Gyohan”. Era de Taniai-Mura, Yamagatagun, Gifu-ken.
El Maestro nació el 15 de agosto del primer año de la era de Keio (1865). Desde joven estudio duro, a pesar de sus dificultades económicas.

De adulto se fue a estudiar a Occidente y a China.
A pesar de las aspiraciones que tenia, las cosas no le iban tan bien como merecía, y frecuentemente vivió en la pobreza. Tenía que enfrentarse a muchas dificultades, pero nunca se rindió y continuo sin miedo y con tesón empeñado en su entrenamiento, su aprendizaje y la búsqueda del sentido de la vida.
Un día subió al monte Kurama para ayunar y llevar a cabo unas disciplinas espirituales muy duras, y a partir de este momento se empieza la actual Historia del redescubrimiento del Reiki.

Trabajamos en diferentes partes del cuerpo, y sobre todo en los CHAKRAS (centros energéticos muy importantes).

Es un sistema de sanación tanto a nivel físico como emocional; y no presenta contraindicaciones.

Se puede afirmar que el Reiki actúa a todos los niveles y en todas las enfermedades. Molestias corporales, trastornos, disfunciones metabólicas, lesiones orgánicas profundas, dolores agudos y crónicos, enfermedades degenerativas, bloqueos energéticos, tensiones musculares y nerviosas, estados emocionales, depresión y falta de vitalidad, insomnio, estrés en sus varias manifestaciones.

Prácticamente todo el ámbito de la patología humana responde positivamente a la sanación por Reiki. experimentando una estimulación de la vitalidad en general y de las defensas inmunológícas en particular.

No existen contraindicaciones ni efectos secundarios negativos.
el proceso se autorregula y se limita a la capacidad receptiva de absorción del paciente.
También proporciona una valiosa ayuda en el campo del equilibrio emocional, restableciendo la armonía en situaciones traumáticas y conflictivas, como son las relaciones familiares y profesionales.

 

No se admiten más comentarios