ACROPUNTURA MANOPUNTURA COREANA

Dentro de los diversos sistemas acupunturales de la MTC, es por todos conocidos los llamados microsistemas, es decir zonas anatómicas como la oreja, nariz, cráneo etc, donde existen puntos que reflejan los órganos y entrañas incluso determinadas funciones. Pero la Manopuntura va más allá de un simple sistema reflejo, puesto que en las manos se representan los doce canales principales con todos los puntos o resonadores.

Como muchos de los grandes descubrimientos, fue descubierta en el año 1971 por el doctor coreano en Medicina Tradicional China Yoo Tae Woo, de una forma prácticamente casual, al descubrir la relación refleja que existía al presionarse la yema del dedo corazón, con la rápida desaparición de un dolor crónico de cabeza que el doctor padecía y que era atribuido a la Vesícula Biliar.

Con la Acropuntura se puede tratar todos los desequilibrios energéticos, pudiendo llegar al Qi (energía) de una forma fácil y rápida.

No siempre es necesario punturar con agujas, puesto que los resonadores en la mano reaccionan muy bien con presiones mediante un palpador de puntos, con imanes o con moxa.

En el trabajo con imanes, podemos tonificar o dispersar un punto o el canal completo en cuestión de segundos con unos resultados duraderos.

Cuando precisamos usar las agujas, estas son muy pequeñas y la inserción es mínima y por tanto nada dolorosa, no existiendo en esta técnica ni puntos peligrosos, ni prohibidos, ni especialmente complicados de punturar.

La acropuntura puede combinarse con la acupuntura tradicional y con otras terapias como las manuales de una forma complementaria o simultanea, puesto que al utilizar únicamente las manos podemos tratar con dos o mas técnicas en la misma sesión.

Todo son ventajas en esta técnica acupuntural, aun muy desconocida en nuestro país, y a la que merece la pena acercarse y estudiarla en profundidad

No se admiten más comentarios